Artículos

Consecuencias sociales de la crisis (Francisco Zugasti, CGT)

 

Aulas de Verano del Instituto Emmanuel Mounier Francisco Zugasti

La intervención de Paco Zugasti en torno a las consecuencias sociales de la crisis ha sido brillante. Sus principales aportaciones han sido:

La crisis no es nueva. Tiene una triple dimensión que ya conocemos: la burbuja financiera, el tsunami inmobiliario, y el agotamiento de los recursos. Pero sobre todo la vertiente financiera de la crisis ha puesto a la vista las vergüenzas del sistema.

La crisis social la venimos padeciendo desde el origen del capitalismo: solo la lucha de las víctimas y el miedo al sistema alternativo del bloque soviético pusieron freno al capitalismo durante un tiempo limitado.

La crisis está teniendo las siguientes consecuencias (que ya se dieron en la crisis del 92-93):

- Paro: en 1994: 5% de la población parada; en 2007: 8%; en 2008: 14%; en 2009, primer trimestre: 19%.

- Se ha aumentado la tasa de beneficio empresarial y se mantienen raquíticas las protecciones sociales.

- Desigualdad en el reparto de la riqueza.

- Merma de derechos sociales: ha aumentado la tasa de temporalidad en el empleo y hay más facilidades para el despido.

- Los salarios han descendido: el 4% del valor adquisitivo del 92 hasta ahora.

- Las negociaciones colectivas se han debilitado: hoy se discuten las reivindicaciones de los empresarios. Se garantizan los derechos de los trabajadores que ya están en el sistema, pero se acepta a la baja la modificación de los derechos de los futuros trabajadores.

- Los sindicatos cobran por negociar despidos.

- La especulación deniega el derecho a la vivienda.

- Se reduce lo público para aumentar lo privado: en 2008, Cáritas atendió un 50% más de población derivada de los ayuntamientos.

- Emigración: el trabajador ve al emigrante como un enemigo. Se aplica una política de enfrentamiento de pobres contra pobres.

- Crisis ecológica: los recursos son limitados y es imposible que todo el mundo consuma lo que EEUU.

Ante esta situación, es necesario un sindicalismo nuevo con las siguientes características:

- Que recoja los derechos de los trabajadores más pobres.

- Que funcione como un instrumento de transformación social.