Reflexiones desde un punto de vista personalista comunitario.

Lo que va de ayer a hoy. Ayer, Día de las madres, absolutamente comercial. Todo está tan abarrotado, que en el hotel donde me alojo me ha resultado imposible desayunar, pues habían reservado el comedor para ese evento. Así que el huésped que soy yo no ha podido desayunar en su hotel. De las madres no hace falta añadir que iban vestidas de puro lujo con pésimo gusto estético. Pese a todo, junto a las empalagosas ceremonias-tarta, aquí también se oyó el grito de las madres con hijos desaparecidos. Hay más de cien mil desaparecidos, el 25 por ciento de ellos menores de edad. La gente está comenzando a moverse, al menos una minoría, algo está cambiando, ojalá.

6. Pascua 2022 C Jn 14,23-29

No estamos con ideologías. El mensaje cristiano no es tanto la salvación en su carácter de liberación de la opresión o de perdón de los pecados, cuanto que estamos convocados a vivir en Dios y con Dios. El mensaje cristiano es histórico, parte de Jesús y vuelve a Jesús. Este mensaje necesita ser iluminado y llevado a plenitud por la acción del Espíritu. Este Espíritu es el que tiene capacidad de renovar, recrear, actualizar y dinamizar hoy el mensaje de Jesús; primacía de Dios sobre el ego, del Espíritu sobre la carne, de la gracia sobre las obras.

Casi la mitad de la población mundial ha manifestado angustia y miedo durante la última pandemia, cuya fenomenología es:

1. ¿Por qué tenemos miedo? Porque el mundo es demasiado grande, no sólo el mundo exterior sino también el propio mundo interior. Todo nos viene grande porque somos los más grandes sobre la Tierra. Al pequeño, sin embargo, todas las cosas le resultan pequeñas, aunque magnifique su ego añadiendo cincuenta centímetros a su estatura.

5. Pascua 2022 C Jn 13,31-35

Somos conscientes del “escándalo para los creyentes y necedad para los gentiles” que provoca el rechazo de que Dios manifiesta su poder, su sabiduría y gloria en la cruz de un maldito. Ese es el evangelio de Juan: Jesucristo manifiesta el mismo ser de Dios.

“Ahora es glorificado el Hijo del hombre”. Hay que imaginarse lo que supone esta experiencia contemplativa de la gloria en el rostro de un esclavo entronizado.

La historia del mundo editorial en España durante el franquismo estuvo marcada por la Ley Fraga, que imponía la censura obligatoria previa a la publicación de artículos y de libros. Aquel filtro era demasiado tupido y los escritores sufríamos en nuestras carnes a la brasa la carencia de libertad, los secuestros de nuestros escritos, y a veces hasta la cárcel. No voy a detenerme en esto, afortunadamente superado y perdonado; otros filtros más sutiles existen con cada régimen. Debo añadir, sin frío ni calor, que, según consta en la Dirección General de Policía, he sido el autor más censurado de España, aunque sólo fuera porque me tocó redactar mensualmente ¡con pseudónimos, para tratar de despistar a los censores husmeadores! muchos de los folletos de 13 pesetas (Serie verde) y Roja (20 pesetas) en la amada Editorial Zyx (las tres últimas letras del abecedario, es decir, la dedicada a los más pobres culturalmente), Era una Editorial procedente de la naciente Iglesia “de izquierdas”, crítica con el régimen. A pesar de mi creciente habilidad para sortear a los sabuesos, no siempre lograba eludir su lápiz rojo; ellos siguieron siendo peritos en lo mismo cuando, después de servir al Régimen, se convirtieron en afamados decanos universitarios, etc, dicho sea sine ira et studio.

Si usted se encuentra a un filósofo en el tren y le pregunta por su profesión, éste, con toda probabilidad le mentirá. Y no porque los filósofos sean propensos a la mentira, sino más bien por todo lo contrario, porque la filosofía es una profesión muy peculiar, tan peculiar que el verdadero filósofo no la considera como tal, por lo que al mentirle le estará diciendo la verdad, aunque él siempre tendrá la duda de si le ha dicho la verdad o no. En esto precisamente, el verdadero filósofo empieza a experimentar en sí mismo la necesidad de aproximarse a la verdad, pues sabe que ésta le está vetada y lo único que le queda son sus ansias de verdad.

Subcategorías

Artículos y debate sobre la crisis del COVID-19